Dicen que nuestro stock de buenas decisiones en un día es limitado. Steve Jobs usaba la misma ropa todos los días, porque no quería perder una de sus buenas decisiones diarias en elegir su ropa.

Tomar buenas decisiones no significa tomar la decisión globalmente “correcta”, significa decidir de acuerdo a lo que tú crees que va a tener efectos positivos según lo que buscas alcanzar en ese determinado momento. Generalmente nuestras malas decisiones son porque nos dejamos llevar por la mente y nos olvidamos de la intuición. Cuando entendemos que nuestra mente, no dominada, es nuestro peor enemigo, podemos empezar a controlar los pensamientos y aprender a escuchar más la intuición, esa decisión que viene desde lo más profundo de ti en ese momento presente, sin estímulos externos condicionados por el pasado o futuro como lo es la mente, esa es el 100% de las veces, la decisión correcta.

Para esto, como bien dice Mel Robbins en sus libros que le han cambiado la vida a tanta gente alrededor del mundo, simplifiquemos  nuestra vida usando la regla de los 5 segundos. En solo 5 segundos tu mente se apodera de ti, tienes 5 segundos para tomar decisiones libres de inseguridad, miedo, preocupaciones. En esos 5 segundos tu decisión estará basada 100% en la confianza que tienes en ti mismo y en tu intuición, no te tomes un día o dos, ni un minuto o dos. 5 segundos. No vuelvas a poner el “posponer “de la alarma cuando suena en la mañana, levántate, no le des tiempo a tu mente para que te empiece a dar mil excusas de porqué deberías quedarte en tu cama en vez de levantarte un poco antes y quizás hacer deporte, tener más tiempo para leer en la mañana, o lo que sea que quieras hacer. Levántate antes de que pasen esos 5 segundos, y aplica esto en cada decisión de tu día. Vas a ver cómo vas a ir liberando tu vida de complicaciones y rompiendo el hábito de dudar de ti mismo.

Nuestra vida es la suma de las decisiones que tomamos, no dejemos que nuestra mente construya la vida por nosotros.

WhatsApp