Tenemos esa visión del karma como algo malo, como un castigo que nos llega por algo que malo que hicimos. O al revés, buscamos beneficiarnos del karma pensando que entre más entregamos, más vamos a recibir.

No significa que entre más des, más vas a tener. De hecho, el Karma Yoga es la práctica de realizar acciones sin apego al resultado. Pero eventualmente, si te enfocas en entregar algo, (usemos como ejemplo amor) vas a empezar a darte cuenta que el amor está en todos lados, porque tu mente está enfocada en el amor, tu mente necesita CREAR Y VISUALIZAR amor para poder entregarlo, por lo tanto, mientas más entregues, más lo ves.

El sufrimiento humano viene del apego a una experiencia material, a la pérdida de cosas o personas, cuerpos físicos. Si logramos desapegarnos de ese placer material, entenderemos el verdadero sentido del karma, y podremos actuar de manera generosa y desinteresada.

No se trata de entregar y recibir, se trata de entregar y percibir.

WhatsApp