Estudios de Harvard, han demostrado que los beneficios del Yoga se extienden, más allá de lo físico, a aspectos mentales, sicológicos y emocionales de las personas que lo practican, destacando entre algunos de sus beneficios:

 

  1. Una mejor imagen corporal. A través del trabajo de la coordinación entre respiración y movimiento, el Yoga desarrolla habilidades de cuerpo y mente, llevando la atención al interior del cuerpo. Está demostrado que las personas que practican yoga son más conscientes de su cuerpo, más satisfechos y menos críticos con su imagen, es por esto que el Yoga se ha transformado en una gran terapia para tratar desórdenes alimenticios y es usado en programas para promover autoestima y confianza.

 

  1. Consumidores conscientes. La conciencia hace referencia al acto de mantener tu atención en lo que estás experimentando en el momento presente, sin prejuicios ni expectativas respecto a ti mismo. Se ha demostrado que la práctica del Yoga aumenta los niveles de consciencia no solo durante la clase, sino que en muchas áreas de la vida de la persona. A través de un estudio realizado en USA, se observa que las personas que practican Yoga son más conscientes de lo que consumen, sobre todo al momento de alimentarse. Son personas que saben lo que su cuerpo necesita y tienen un mayor entendimiento de lo que la alimentación provoca en sus cuerpos, por lo que naturalmente, el “Yogi” mantiene una alimentación más sana y nutritiva en comparación a una persona que no practica Yoga, eligen alimentos menos procesados, más naturales, entienden la diferencia entre el hambre y las ganas de comer por estrés o emociones y saben cómo encauzar estas sensaciones, saben hasta cuándo seguir comiendo y eligen qué comer y qué no.

 

  1. Mejora funciones metabólicas, ayuda a bajar de peso y mantener tu peso ideal. El Yoga sensibiliza el cuerpo, y aumenta la capacidad de atención. Ayuda a las personas a reflexionar en lugar de reaccionar, el Yogi es más sensible al hambre y así mismo a la saciedad. Estudios muestran que practicar al menos 30 minutos de Yoga al día, ayuda a que las personas no suban de peso, manteniendo un metabolismo activo y un cuerpo sano. Personas que practican Yoga muestran un índice de masa corporal considerablemente menor al de las personas que no lo practican, debido a la pérdida de porcentaje de grasa en el cuerpo que genera el Yoga a través de la práctica física y la consciencia en la alimentación.

 

  1. Aumento en el rendimiento físico. Normalmente asociamos al Yoga con liberar tensiones y reducir ansiedad, pero además de esto, tiene un alto impacto en la capacidad de ejercicio de las personas. Estudiando pequeños grupos de personas con estilos de vida sedentarios que nunca habían practicado Yoga antes, se demostró luego de 8 semanas de práctica 2 veces por semana, que los participantes habían tenido un notable aumento de masa muscular, tonificación, flexibilidad y mejora en su capacidad cardio-respiratoria.

 

  1. Beneficios Cardiovasculares. La práctica el Yoga reduce factores de riesgo cardiovascular, debido a que reduce los niveles de presión sanguínea (personas con hipertensión), reduce riesgos de enfermedades coronarias y reduce los niveles de azúcar en la sangre (de hecho se ha establecido como un método para tratar diabetes). El Yoga se ha incluido en muchas terapias de rehabilitación cardiaca debido a sus beneficios cardiovasculares y anti estrés.

 

NO LO DICE VIBRA, LO DICE HARVARD. 

Si ya tienes una práctica constante de Yoga, sabrás que estos son solo algunos de los beneficios que obtenemos. Para cada persona el Yoga es una herramienta distinta de desarrollo y crecimiento. Si todavía no has iniciado tu práctica, te invitamos a que vivas tu propia experiencia, ya que aunque Harvard lo diga, nadie puede contarte lo que el Yoga es capaz de entregarte.

 

 

 

WhatsApp