NO MÁS PROBLEMAS DE IMAGEN CORPORAL.

Aprendiendo a moverse uno aprende a sentir, y eventualmente; a entender.

La práctica del Yoga te invita a aceptar y cuidar tu cuerpo tal cual es, y sobre todo a QUERERLO.  No necesitas cambiar nada de lo eres o de lo que haces, porque si hay algo que tiene que cambiar, con el tiempo te vas a dar cuenta de que los cambios van a empezar a pasar.

Aquí te dejo una lista de cómo el Yoga y el Movimiento te ayudarán a eliminar todas esos complejos contra tu cuerpo.

1. No te obsesionas con perder peso. El Yoga te enseña a moverte sin apego al resultado, y totalmente liberado de pensamientos negativos contra tu cuerpo. Te enseña a moverte en una conexión plena de cuerpo y mente.

2. El Yoga alivia el estrés y promueve la aceptación personal.
La satisfacción con tu cuerpo y el estrés están directamente relacionados, y mientras más estresados estamos, tendemos a ser más críticos con nuestra imagen, creando más pensamientos negativos que invaden tu mente y te impiden avanzar.

3. El Yoga te saca de tu cabeza. Usamos la respiración como ancla de concentración, y al enfocarte 100% en la coordinación entre la respiración y el movimiento, no te queda tiempo para quedarte pegado en el eterno diálogo de tus pensamientos. El Yoga crea espacio para escuchar tu intuición (no tu mente) y mejorar tu sabiduría interior.

4. Deja ir lo que no te aporta. Es tan difícil dejar ir las ideas de perfección que tenemos en la mente, las expectativas de lo que deberíamos ser y parecer. Lo más lindo del Yoga es que no hay necesidad de ser perfecto, no hay necesidad de comparar, es TU PRÁCTICA, y en ese momento eres capaz de dejar de lado todo el resto.

5. Una comunidad de personas saludables y positivas. Descubrir en Yoga una comunidad es de las mayores alegrías que nos da la práctica. Rodearnos de gente que no juzga, que está en la misma búsqueda, que también está explorando… Es mucho más fácil el camino hacia la aceptación personal cuando lo hacemos acompañados.

La imagen de nuestro cuerpo es lo que nosotros percibimos de él, cómo lo vemos, y cómo lo tratamos. En Yoga, aprendemos a tratar nuestro cuerpo como un templo; la casa del alma.

 

WhatsApp