El dolor lumbar es mucho más común de lo que pensamos, y existen muchas razones para explicar este dolor, debido a la complejidad estructural de ésta área del cuerpo humano. En esta publicación, describiremos distintas posturas de Yoga que pueden ayudarnos a aliviar este dolor que limita nuestras actividades del día a día.

En la parte baja de la espalda (columna lumbar),  encontramos la interconexión de huesos, nervios, ligamentos, articulaciones y músculos que trabajan juntos para dar estabilidad, fuerza y flexibilidad a nuestro cuerpo. La espalda baja soporta el peso de la parte superior del cuerpo, provee movilidad al tronco, flexibilidad a la cadera, estabilidad a la columna y sensibilidad a piernas y pies, por lo tanto los dolores en éste sector suelen irradiarse a distintos lugares por su gran conectividad con todo el cuerpo. Dedicarle 5 minutos del día a realizar éstas posturas puede ayudarnos tanto a aliviar el dolor, como a prevenir futuras molestias y lesiones.

TWIST

Esta postura ofrece un gran alivio para la tensión acumulada en la espalda completa, hombros y cuello, solo debes relajarte y dejar que la gravedad te ayuda.

Acostado, llevas tus rodillas hacia el pecho, y lento dejas caer tus rodillas hacia la derecha, abriendo el brazo izquierdo hacia la izquierda y girando tu vista hacia la el lado contrario a tus rodillas. Trata de mantener los hombros en el suelo, sin forzar. Mantener por 1-2 minutos y cambias la postura hacia el otro lado (rodillas hacia la izquierda, vista hacia la derecha).

ESFINGE 

Estudios muestran que el común de la gente pasa alrededor del 80% de su día sentado, ya sea en el colegio, trabajo, comedor, etc. Esta postura ayudará a revertir el debilitamiento muscular debido a nuestros patrones de movimiento, estimulando y tonificando la musculatura lumbar.

Nos acostamos boca abajo, con los pies separados al ancho de caderas, codos justo debajo de los hombros, y levantamos el pecho llevando la vista al frente. Mantener entre 1-2 minutos y descansar acostado en el suelo el tiempo que sea necesario.

BIDALASANA

Con este simple movimiento estamos estirando la espalda completa. Empezamos apoyando las manos justo debajo de los hombros, separadas al ancho de hombros, y las rodillas justo abajo de la cadera, separadas al ancho de la cadera. Lo importante es mantener la coordinación de la respiración y el movimiento, inhalando abrimos el pecho hacia adelante, llevando la vista al frente o arriba, y exhalando arqueamos la columna llevando la cabeza entre los brazos, presionando las escápulas hacia arriba.

Continuar por 10 respiraciones, sintiendo los músculos de la espalda y con la libertad de agregar movimientos que se sientan bien en tu columna.

 

Nuestra espalda baja es el soporte de todo el tronco, démosle el cuidado que necesita; sentarnos menos, movernos más, estirar y fortalecer. Si tu dolor de espalda es muy fuerte y limitante, siempre es bueno consultar son un médico para asegurarse que no está sucediendo nada grave.

 

Newsletter

WhatsApp